IBERFLORA 2015 acoge el interesante debate sobre la protección fitosanitaria de las áreas públicas

IBERFLORA 2015 acoge el interesante debate sobre la protección fitosanitaria de las áreas públicas

Valencia, 1 de octubre2015

Dentro del marco de las I Jornadas Internacionales de Paisajismo y Jardinería de Iberflora, el evento profesional de referencia para el sector verde en Europa, ha tenido hoy lugar un interesante debate, organizado por AEPLA (Asociación Empresarial para la Protección de las Plantas) y dirigido a técnicos municipales y profesionales del sector de áreas verdes, sobre el actual escenario de la protección fitosanitaria de las áreas públicas. Moderado por el periodista especializado Joan Benlloch, se han tratado entre otros temas, el uso sostenible de productos fitosanitarios en aplicaciones no agrícolas y las Buenas Prácticas como mejor garantía de seguridad en la aplicación; la pérdida de muchos productos autorizados para estas áreas y la dificultad de llevar a cabo una adecuada sanidad vegetal de las zonas públicas, y aspectos y requisitos legislativos relacionados con el tratamiento fitosanitarios en áreas públicas. En particular, la necesidad de un procedimiento normalizado para solicitar una ampliación de autorización de productos para usos no agrícolas.

Durante su intervención, Angel Martín, Jefe de Servicio de Autorización y Registro de Medios de Defensa Vegetal de la Subdirección General de Sanidad e Higiene Vegetal y Forestal del MAGRAMA, hizo un repaso de las diferentes condicionantes que la actual normativa establece para autorización y utilización de productos fitosanitarios, resaltando las importantes ventajas que la gestión integrada de plagas, obligatoria desde enero de 2014, genera económica, social y medioambientalmente. Condicionantes todos ellos, que requieren del esfuerzo de todos los agentes implicados a través del conocimiento y estímulo de los beneficios de esta gestión.

Jesús Cadahía, Responsable de Áreas Verdes de BAYER, indicó que aunque la industria fitosanitaria se muestra a favor de la regulación, es realmente preocupante la actual pérdida de sustancias activas que permiten la protección de las áreas públicas, y que para 2016 puede ser catastrófica. Para evitarlo, el sector aboga a corto plazo, por una interpretación flexible y positiva del RD 1311/2012 por el que se establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de los productos fitosanitarios, y por un correcto funcionamiento de la figura del reconocimiento mutuo; y a medio y largo plazo, por una modificación del citado Real Decreto.

Matilde Alvarez, Técnico de la Asociación Española de Greenkeepers, mostró su preocupación por la desprotección que el sector de los campos de golf sufre actualmente por la aplicación de la actual normativa, poniendo en peligro una actividad económica de importancia para el sector turístico de nuestro país.

Jose Manuel Fernández, Responsable del arbolado de la ciudad de Tarrasa, mostró la experiencia de la protección de las áreas verdes desde la perspectiva local, en particular la llevada a cabo por su localidad, donde la lucha biológica iniciada en 2007, aunque insuficiente, junto con la introducción de nuestras técnicas de aplicación están obteniendo positivos resultados. Anunció además, que el libro blanco de buen uso y buenas prácticas en espacios verdes que Tarrasa ha preparado en catalán estará pronto disponible en castellano.

El vicepresidente de la Asociación Española de Arboricultura, Miguel Angel Nuevo, además de corroborar la dificultad de proteger las áreas públicas sin las herramientas eficaces que las empresas han sido capaces de desarrollar y que están disponibles para otros sectores como el agrario, incidió en la cualificación profesional de los profesionales que actúan bajo específicos protocolos de trabajo como elemento fundamental para la gestión integrada de plagas.

Félix Fernández, Director Técnico Servicentre Guitart, S.L., Empresa de Tratamientos de Parques y Jardines Públicos, incidió en los problemas a los que se enfrentan a la hora de asesorar a sus clientes. A la reducción de materias disponibles sin que existan otras que las sustituyan, lo que puede generar resistencias, se unen otros como la no existencia de una guía de cultivo. En su opinión existe un miedo infundado a los productos fitosanitarios, lo que no facilita la labor el papel del aplicador que puede tener la sensación de estar haciendo algo incorrecto, cuando no es así.

Para acceder a la intervención completa de los ponentes y el posterior debate con los asistentes al evento pinche aquí.